You are here Home Monumentos Palacio de los Ribera - Castillo del Fontanar
Item image

Our address

Address:
Plaza Alcalde J. González, 1 11640 Bornos
GPS:
36.815241547949434, -5.743478536605835
Aunque originariamente fue una fortaleza musulmana del siglo XIII, el actual Castillo-Palacio de los Ribera fue construído entre los siglos XV y XVI, quedando adosados ambos edificios en uno.

La fortaleza primitiva se remonta a los años de penetración árabe. Conocido como Castillo del Fontanar, fue tomada por Alfonso X en 1250 en las campañas para la conquista cristiana de Andalucía. Desde entonces perteneció a la corona hasta que en el año 1304 fue donada a la familia Ponce de León.

Tras pasar por varios propietarios como la Orden de Calatrava, quedaría finalmente en manos del adelantado Per Afán de Ribera (1398). Los nuevos señores de la villa contribuyeron al desarrollo de la Villa de Bornos y serían los artífices de la transformación del antiguo castillo en palacio, ya en el año 1495.

Durante el siglo XVII, por vínculos matrimoniales, el conjunto pasó al domino de la casa ducal de Medinaceli, hasta que en 1945 lo adquirió D. José Bohórquez Gómez. Con posterioridad pasó al Ayuntamiento, actual propietario del recinto.

Arquitectura

El conjunto está organizado en torno a un patio central de rasgo renacentista, en cuyo centro se encuentra una fuente de mármol de Italia con el escudo de los Ribera. Rodeándolo está un hermoso claustro con arcos peraltados, sobre los cuales se levanta una galería superior con arcadas de igual clase y balaustrada ojival, sobre los que se aparecen unas gárgolas muy interesantes. El acceso al interior se realiza por el lado sur a través de una puerta adintelada con escudo en su clave.

El inmueble posee un espléndido jardín de diseño renacentista que data del siglo XVI, cuando el Marqués de Tarifa, a su regreso de un viaje por Italia e influenciado por la estética de la época que allí se vivía, mandó la proyección de este jardín a artistas especializados. Cercado por un murete almenado y decorado por especies trepadoras, con puertas y ventanas hacia la calle, el espacio verde mantiene interiormente una estructura a la italiana con suaves desniveles unidos por escaleras convergentes en un eje geométrico lineal que se une a otros por plazoletas circulares. El agua es un elemento protagonista que unifica sonora y visualmente el espacio: albercas y fuentes, algunas de ellas con pérgolas en el centro y otras adornadas por macetas con flores de temporada.

En el recinto se mantienen las especies de botánicas propias de los jardines renacentistas: boj, laurel, romero, hiedras, mirtos y cipreses; en cuanto a los árboles, destacan magnolios centenarios, jacarandas, araucarias, palmeras y olorosos naranjos y limoneros. Este jardín se sitúa rodeando los flancos norte y oeste del conjunto, donde, además, destaca presencia de una “loggia”, único inafronte pompeyano del siglo XVI que existe en Andalucía, formada por arcos de medio punto sobre pilares, en cuyo fuste se han dispuesto hornacinas que estaban decoradas con estatuas de motivos mitológicos, la mayoría localizadas hoy en día en la Casa de Pilatos de Sevilla.

En la galería norte superior, aparece una portada decorada al estilo gótico tardío, adornada con un friso compuesto de toscos leones, animales míticos y hojas caedinadas. Sobre el dintel, aparece una faja adornada con círculos y lóbulos labrados y en sus extremos dos pajes arrodillados sobre sendas repisas que sostienen una enorme corona ducal.

Posee una torre que da a la plaza, conocida como Torreón de Gallardo, donde se pueden ver unas ventanas con decoración similar a la de la portada anterior, enmarcadas con molduras de hojas y con un remate semicircular de hojarasca. Está decorada con motivos geométricos y a ambos lados posee unas figuras humanas desnudas de reminiscencias goticistas. Termina este torreón en una crestería formada por flores de lis, de las que hoy quedan algunos restos, al igual que del enlucido grabado al estilo segoviano.

Todas estas obras de restauración y transformación fueron realizadas por artistas italianos y españoles, contratados por la familia Ribera en los ss. XVI y XVII, conservándose únicamente de la Primitiva fortaleza, la Torre del Homenaje, el llamado Torreón de los Gallardo y algunos fragmentos de las murallas que sirven de apoyo al palacio.

    No offers available

    Your reservation

    Personal details
    (*) Required
    Your reservation has been successfully sent
    Please fill out all required personal details

    Location


    Leave a review

    Precio
    Localización
    Atención Personal
    Servicios
    Comida