You are here Home Monumentos Castillo de San Romualdo
Item image

Our address

Address:
Plaza del Castillo 11100 San Fernando
GPS:
36.467720243566156, -6.192082285897413
Conocido en la antigüedad como “El castillo del lugar de la Puente” se alza en el extremo de la Calle Real, al Noreste de la ciudad, junto al conocido Puente Suazo, ocupando un emplazamiento cercano a la defensa natural del Caño de Sancti-Petri.

El castillo de San Romualdo se inserta en la línea de fortificaciones medievales gaditanas de la costa atlántica. Su origen, aunque incierto, se puede datar a fines de la época medieval, aunque son muchos los investigadores que lo han querido vincular a tiempos aún mas remotos, asociándolo con una fortaleza tartessia identificada con el Arx Gerontis; con una fortificación defensiva para repeler los ataques normandos durante el s. IX; o también con un ribat o casa fuerte señorial fechable a comienzos del s. XIV.

Lo que si parece claro, y así lo ha constatado las primeras referencias documentales, es que será en el año 1268 cuando por primera vez aparezca mencionado el Castillo de San Romualdo en un privilegio dado por Alfonso X donde se recoge el nombre original de la actual San Fernando, “Logar de la Puente”. Alfonso XI donaría dicho lugar a su criado Gonzalo Díaz de Sevilla, denominándola “Alcarria de Rayhana” que significa lugar de los Arrayanes, aludiendo al término del Castillo de la Puente de Cádiz.

Entre 1369 y 1379, la fortaleza isleña aparecerá como uno de los elementos sujetos a donación que el rey Enrique II hace al caballero jerezano Alfonso García de Vera, aunque tras la muerte del heredero García de Vera la propiedad retornaría a la Corona.

Ya en el siglo XV, Juan II concederá a la familia segoviana de los Zuazo la explotación de “la casa de la Puente”, y así el 14 de noviembre de 1408 al doctor Juan Sánchez de Zuazo, oidor del Consejo Real, se le concede la tenencia del castillo, acometiendo una serie de reparaciones en su estructura. La familia Zuazo controlará la zona hasta finales de siglo, cuando el castillo y el término entren a formar parte del señorío de Rodrigo Ponce de León, primer duque de Arcos, a cambio de algunas posesiones en Jerez.

Cuando el asalto inglés del Conde de Essex a Cádiz en 1596 el castillo fue uno de los elementos más importantes en la defensa, protegiendo el paso del Puente Zuazo frente a las fuerzas anglo-holandesas. Pero no será ésta la única participación del castillo en la defensa de la isla gaditana, ya que durante el s. XVII destacará por su intervención contra un nuevo asalto inglés, esta vez dirigido por Lord Cecil, sirviendo como punto fuerte y como defensa del paso crucial del Puente Zuazo.

A fines del s. XVIII la propiedad del castillo pasó a manos de los Duques de Osuna, documentándose en 1772 la instalación en la fortaleza de una batería de artillería semicircular con capacidad para 10 cañones, pero con los avances en pirobalística y las nuevas estrategias militares, el castillo irá perdiendo su importancia como enclave militar a lo largo del S. XVIII, coincidiendo en parte con el progresivo decaimiento de la actividad naval en el Real Carenero a favor de las nuevas instalaciones portuarias del arsenal de La Carraca.

También en la centuria ilustrada, el carácter cultural del recinto que en uno de sus flancos albergó la capilla de Santa María, capilla levantada en el siglo XVII y que durante mucho tiempo fue la principal parroquia de la Isla de León, desaparecerá definitivamente con la construcción de la nueva iglesia de San Pedro y San Pablo en el año 1769.

El Castillo de San Romualdo, por tanto ha sido usado como cuartel, presidio, cárcel, iglesia e incluso como lugar de pelea de gallos, pero todavía arroja muchas incógnitas sobre su orige, e incluso aún no esta claro tampoco su dedicación a San Romualdo, ya que no hay constancia de la presencia de la orden benedictina en la región. Este santo fue fundador de eremitorios famosos, y no sería extr

Arquitectura
De origen islámico, asimilado de modelos romanos, la fortificación presenta planta rectangular, gruesos muros que alcanzan en algunas zonas los dos metros de espesor y un amplio patio de armas rodeado por cuatro naves, cuyas celdas están dispuestas con entradas independientes alrededor del patio. Las crujías están divididas en pequeños tramos o habitaciones comunicadas por arcos, que se abren al exterior tan sólo por sus puertas de entrada, por donde recibían la iluminación. Sus bóvedas son muy variadas, desde las de aristas hasta las vaídas o esquifadas, y en un ángulo del patio se encuentra la escalera de acceso a la terraza que recorre todo el edificio.

Su consideración como ribat de época de Alfonso XI construido por alarifes mudéjares siguiendo modelos islámicos, lo dotan de singularidad, destacando los guardapolvos situados alrededor del patio de armas, una pequeña cruz en relieve situada en el exterior del lienzo sur, o los restos de un antiguo reloj de sol que aún podemos observar en el torreón central del lienzo sur.

De altura reducida, destacan sus siete torres dispuestas en sus esquinas. Entre estos torreones, la llamada Torre del Homenaje cuyo grado de conservación ha permitido conocer la estructura abovedada interna. Las restantes torres difieren notablemente de las características arquitectónicas de la anterior.

    No offers available

    Your reservation

    Personal details
    (*) Required
    Your reservation has been successfully sent
    Please fill out all required personal details

    Location


    Leave a review

    Precio
    Localización
    Atención Personal
    Servicios
    Comida