You are here Home Monumentos Castillo de Fatetar
Item image

Our address

Address:
Castillo de Espera
GPS:
36.874085387305755, -5.808800518643693
Telephone:
956 72 00 11
De época de Abderraman III, quien manda su construcción en el año 914, sobre una antigua fortaleza romana, sobre la que los visigodos levantaron otra. En tiempos de Alfonso X el Sabio será reformado, y durante la Guerra de la Independencia será rehabilitado por los franceses.

Declarado Bien de Interés cultural en 1985, la Junta de Andalucía le otorgo un reconocimiento especial como castillo de la Comunidad Autónoma de Andalucía en 1993.

Situado en un paisaje de campiña, declarada Reserva Natural, que atraviesa el río Salado, el Castillo de Fatetar se eleva desde la cima del monte del blanco caserío de Espera. Este hermoso Castillo, fue mandado construir por Abderramán III en el año 914, aunque en realidad su historia no esta del todo clara. Cuenta la leyenda, por ejemplo que fue la fortaleza del rey Héspero, lo que hace suponer que el castillo fue en origen un observatorio astronómico o tal vez un templo.

Pero lejos de toda leyenda y según los restos arqueológicos conservados, este castillo pudo ser una antigua villa romana, localizándose en su cota más alta, los antiguos restos de una fortaleza romana pertenecientes a la ciudad de Carissa Aurelia, sobre la que los visigodos levantaron luego otra. Ya durante la ocupación musulmana, Abderraman III construyó el castillo árabe, cocretamente en el año 914, dejando como alcaide, al mando de un nutrido número de caballeros, a Yamil Uqba al Balawi.

Tampoco se conoce con seguridad cuándo pasó a manos cristianas. Existe la posibilidad de que fuera conquistado por Fernando III el Santo en el año 1251, aunque probablemente fuera Alfonso X el Sabio en 1255 quien tomara el castillo cuando la conquista de Jerez. De todos modos, lo que si queda claro es que a partir del año 1260 aparece ya en poder de las tropas cristianas, tras la ocupación y poblamiento por los castellanos de toda la comarca, aunque esta plaza no se aseguraría para la corona castellana hasta cuatro años más tarde.

Por tanto la fisonomía actual se debe a la renovación de las defensas de origen nazarí realizadas en los siglos XIII-XV, combinadas con transformaciones posteriores de época cristiana medieval.

Durante estos primeros años de dominio castellano parece probable que el castillo estuviese vinculado a la orden de Santa María de España, a juzgar por la estrella que se introdujo en su escudo, tal y como sucede con otros castillos como los de Chipiona, Medina Sidonia o Sanlúcar de Barrameda. Con posterioridad sería concedida al señorío de los Ponce de León por Fernando IV en 1304, junto con los de Santiago de Criste y Carissa y en 1375 cedido a Alfonso Fernández Portocarrero y luego a la casa de los Ribera cuando don Per Afán de Ribera compró la villa y las tierras que la rodeaban. Desde entonces el castillo pertenecerá a esta familia hasta que don Fadrique Enríquez de Ribera, en 1539, lo da en propiedad a la iglesia parroquial de Espera, sirviendo como parroquia hasta el año 1610 en que se termina la de Santa María de la Victoria, posteriormente llamada Santa María de Gracia.

El castillo jugó un gran papel fundamental en la conquista del reino granadino, ya que desde este bastión partieron numerosas tropas para el asedio del reino de Granada, participando en la toma de Antequera y en las escaladas de Zahara y Setenil, donde su propio alcaide Diego Romero acompañaría al infante don Fernando en 1407.

En 1755 fue parcialmente derruido como consecuencia del terremoto de Lisboa, y en 1810 fue rehabilitado por los franceses, al considerarlo una posición estratégica durante la Guerra de la Independencia.

Arquitectura
El castillo presenta una mezcla de estilos como consecuencia de las distintas culturas que lo fueron modelando a través de los siglos: Romanos, Visigodos, Árabes, y por último Cristiano Medieval. De forma romboidal, su planta es irregular con una triple muralla que custodiaba tres plazas. La entrada se hace por el Sur, por un corredor en rampa con algunos escalones, y a la izquierda sale una escalera que lleva a la barbacana ante la muralla principal.

En un extremo se dispone la Torre del Homenaje cuadrangular con dos ángulos achaflanados, en la que encontramos vanos adintelados fortalecidos por arcos rebajados, merlones y arcos apuntados de época cristiana. A ella se accedería por una entrada por el SE, cuya escalera está desaparecida en la actualidad. La habitación interior está dividida por un arco de medio punto que le sirve de sostén.

A la izquierda de la entrada se halla el brocal de un aljibe, y a la derecha se conserva la escalera de subida a la azotea, situada a una altura de unos 8 metros sobre el nivel del patio. Un atanor lleva el agua de la azotea a ese aljibe.

Los muros exteriores están realizados con sillarejo regular en las partes más batidas, e irregular en las zonas superiores, donde aparecen almenas de cuerpo cúbico y remate piramidal. En el mismo muro hay un arco abocinado de una ventana tapiada, defendida por un matacán, en cuyo dintel se aprecian talladas tres estrellas de seis puntas.

El castillo quedó prácticamente despoblado y abandonado en el siglo XVI. Pese a ello las estructuras del castillo se conservaron bastante bien hasta que en el año 1775 quedó dañado a causa del terremoto que afectó a Lisboa y se dejo notar en la provincia de Cádiz. También a raíz de la Guerra de la Independencia se modificaron sus estructuras al ser utilizado por las tropas francesas.

En la Actualidad el castillo presenta un evidente deterioro, aunque ha sido parcialmente restaurado, lo que ha permitido consolidar las ruinas.

    No offers available

    Your reservation

    Personal details
    (*) Required
    Your reservation has been successfully sent
    Please fill out all required personal details

    Location


    Leave a review

    Precio
    Localización
    Atención Personal
    Servicios
    Comida